Historia

El comienzo

Un espíritu emprendedor internacional y una orientación por la calidad fueron el cimiento en base al cual Johan Pfeiffer creó la empresa y la marca Eurol en 1977, en la localidad neerlandesa de Nijverdal. Por esas fechas, el surtido de productos Eurol solo contenía lubricantes para motocicletas. Gracias a una ingeniosa campaña de marketing y varios éxitos en el motociclismo, el conocimiento de la marca Eurol creció rápidamente en los Países Bajos.

En los años ochenta del siglo pasado, el surtido de productos se amplió para incluir otros segmentos, tales como el automóvil, los vehículos de dos ruedas, la industria, los camiones y la agricultura. En la década de los noventa, la empresa empezó a encargarse ella misma de la producción. Gracias a la producción interna y unas instalaciones de I+D propias, Eurol podía garantizar una calidad mejor y más constante. Desde ese momento, Eurol es el único productor independiente de lubricantes.

Ambición internacional

En los años siguientes, Eurol crece rápidamente, convirtiéndose en un actor importante en el mercado mundial. Johan Pfeiffer tuvo, desde los inicios, una clara ambición internacional, como demuestra su logotipo, puesto que ‘Eurol’ es una combinación de ‘Europa’ y ‘Olie’ (aceite en neerlandés). La marca tiene dos significados. El logo está formado por una ‘E’ y una ‘O’ enlazadas que respaldan visualmente nuestra marca.

Reconocimiento y fama

A partir del año 2000, el conocimiento internacional de Eurol recibe un impulso, gracias al apoyo de distintos equipos, por ejemplo, en el Rally Dakar. La colaboración más intensa con importadores y distribuidores también contribuye a nuestra mayor fama internacional. Desde el 2016, patrocinamos a Tom Coronel y, por eso, estamos presentes en el campeonato FIA WTCR, debido a lo cual, la marca Eurol llega a un público aún mayor.

Innovación

El desarrollo de la técnica ha progresado enormemente durante la última década, como también lo han hecho los requisitos que demandan los fabricantes. Esto ha provocado una mayor atención por la Investigación y Desarrollo. Y ha conducido al desarrollo de los ‘Specialty Lubricants’ de Eurol con tecnología SYNGIS®. Es decir que ofrecemos soluciones a problemas de lubricación cada vez más complejos.

Actualmente, más de doscientos empleados desarrollan y producen un excelente surtido de lubricantes, grasas, líquidos técnicos y productos de limpieza y mantenimiento para distintos segmentos del mercado.

El poder de Eurol durante todos estos años es y sigue siendo el espíritu emprendedor, el servicio y la calidad. Gracias a estos pilares, vemos el futuro con optimismo.